El crater de Darvaza, “La Puerta del infierno”

27 05 2009

40º15’08,50″N   58º26’23,62″E

Un buen día de 1971, un equipo de geólogos enviado por el gobierno Ruso, (que por aquel entonces era dueño y señor de Turkmenistán) se encontraba haciendo prospecciones en busca de petróleo y gas en el desierto de Karakum (vasta extensión que cubre 350.000 km², es decir, el 80% de la provincia, hoy país caucásico), cerca del pequeño pueblo minero de Darvaza, cuando de repente…

LA PUERTA DEL INFIERNO

LA PUERTA DEL INFIERNO

en medio de una prospección, toparon con una gruta subterránea no prevista que, al ser taladrada, provocó el hundimiento del firme, con todo lo que tenía encima y la formación de un cráter de unos 60 metros de diámetro y 20 de profundidad.

Obviando el detalle de la cantidad de gente que debió quedarse ahí sepultada (no seamos ingenuos, los Rusos en 1971 no aplicaban planes de prevención y seguridad y salud precisamente), el problema que les surgió, fué logístico, ya que todo el equipo técnico había quedado sepultado. La excusa “oficial” fue que el gran valor económico de los equipos de perforación y demás enseres, justificaba algún tipo de acción para recuperarlos, pero claro, el intentar entrar en el cráter para recuperarlos, teniendo en cuenta el pestazo y la cantidad de gases venenosos provenientes del cráter, hacía la tarea altamente complicada tirando a imposible, así que se pusieron a pensar como  hacerlo hasta que a una brillante mente se le ocurrió la genial idea…

PRENDAMOS FUEGO AL AGUJERO HASTA QUE SE APAGUE!!!

El plan estaba claro… lanzar una cerilla, prenderle fuego al agujero, acabar con los gases y… a por los achiperres… y hubiera sido una buena idea si alguien hubiera tenido la mas mínima idea de lo que hacían, pero la realidad es que no la tenían, joder, ni por asomo…

La cerillita en cuestión provoco una deflagración digna de Hollywood, que debió verse en Uzbekistán, además de hacer más grande el cráter si cabe y el agujero empezó a arder como el infierno. Hoy por hoy, casi cuarenta años más tarde… el agujero sigue ardiendo como el infierno…

Supongo que el operario al que mandaron esperar a que se el agujero se apagase (para avisar a los demás) estará ya cansado y con barba de tres decadas, por no comentar que hasta Putin sigue dándole collejas al cerebro que se le ocurrió prenderle fuego, por los millones de metros cúbicos de gas desperdiciados…

Y las preguntas que se os ocurren son… y cuando llueve no se apaga???… Pues NO, la última vez que cayó una gota de agua en el desierto de Karakum fue en la segunda glaciación, con lo que, difícil…

Los avanzados habréis pensado… porque no construyen una tapadera de 60 metros de diámetro (estilo sartén) y tapan el agujero???… A esa pregunta solo tengo una respuesta…

Porque el lugar es impresionante!!!   Joder que magia!!!  Vaya noche!!!!

Yo, personalmente, no lo apagaría…

Es una pena que el tarado dictador de Turkmenistán… el señor Kurbanguly Berdymukhamedov (joder que nombre), heredero de Saparmurat Niyazoy (papuchi)… si, si, él de la estatua de oro giratoria que mira siempre al sol… no pone muy fácil al turista acceder, ya no al cráter, sino al país… en fin… esperemos que esto cambie, y podamos disfrutar todos de esto…

About these ads

Acciones

Information

2 responses

13 09 2009
renato bis hiu fu

esta bacan

2 03 2010
DORI

Los iluminati..jeje, qué bueno!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: